A la hora de fabricar objetos o construir diversos elementos, tener una herramienta que mida con precisión el ángulo de dos superficies es fundamental para la realización de un trabajo correcto. Un medidor de ángulos de última generación es una herramienta que sirve para ese fin y además tiene otras aplicaciones muy útiles en construcción y en industria. ¿Quieres saber para qué sirve el medidor de ángulos y cómo se usa?

Qué es un medidor de ángulos industrial

Un medidor de ángulos es una herramienta analógica o digital que está provista de dos brazos que, mediante su apertura, marca el ángulo que forman. Son la última generación de los transportadores de toda la vida, y gracias a la incorporación de una pantalla digital pueden tener una precisión milimétrica a la hora de realizar las medidas.

Constan de dos brazos, uno estático y el otro abatible, pudiendo contar con una extensión para poder medir todo tipo de ángulos de forma precisa y fácil. Hay modelos que presentan una rueda en la unión de los 2 brazos, cuyo objetivo es la de transferir un ángulo a dos superficies. Los modelos más avanzados cuentan con un dial digital donde se pueden memorizar medidas, realizar cálculos sencillos, e incluso medir ángulos en inglete.

Por último, también existen modelos más complejos que pueden llevar incorporados otro tipo de herramientas como niveles de burbuja o inclinómetros mediante rayos láser.

Cómo usar correctamente un medidor de ángulos

Saber cómo utilizar un medidor de ángulos es un proceso bastante intuitivo y su procedimiento será similar para la mayoría de los medidores existentes en el mercado. Dado los modelos digitales existentes, la precisión será milimétrica y, por ello, su funcionamiento será muy simple.

Un modelo normal con 2 brazos se utiliza alineando cada uno de los brazos con las superficies que queremos medir, y presionando el botón de lectura aparecerá en el dial el ángulo que queremos medir.

A veces queremos medir un ángulo y una de las superficies es más corta que uno de los brazos abatibles del aparato. Lo normal es que como lo máximo que pueden abrirse los brazos son 180º, la mayoría de los modelos estén provistos de una extensión en uno de los brazos. Lo único que debemos hacer es sacar la extensión y proceder a realizar la medición.

La otra utilidad que tienen estos aparatos es la transferencia de ángulos. Si queremos formar un ángulo determinado, debemos abrir los brazos hasta que la lectura sea la correspondiente al valor que necesitamos y aplicarlo al propósito que tengamos.

Los aparatos medidores de ángulos más sofisticados tienen la opción de medir ángulos simples y dobles en inglete. De esta forma, podremos traspasarlos a una ingletadora para fabricar las piezas. La operación vuelve a ser muy simple, se procede a la medición del ángulo normal y posteriormente, a través de sus opciones digitales, el valor del ángulo se transforma en el necesario para realizar el inglete.

Un medidor de ángulos es una herramienta muy precisa que sirve para construir piezas con formas complejas y con precisión milimétrica. Muy utilizados en construcción, permiten la medición o traslado de ángulos de dos superficies para ejecutar la estructura deseada.