El mantenimiento de maquinaria es una tarea habitual e imprescindible en cualquier industria. En cualquier actividad industrial, la máquina es el principal activo de producción. Normalmente, será la partida de inversión más cara, junto con la nave, y se debe amortizar en un periodo largo de tiempo.

La maquinaria industrial está diseñada para ser productiva durante mucho tiempo, pero para ello necesita de un plan de mantenimiento riguroso. La información necesaria para llevar a cabo dicho plan será proporcionada por el propio fabricante. Solo tenemos que seguir sus indicaciones para que nuestra maquinaria industrial dure muchos años.

Cómo se realiza el mantenimiento de la maquinaria industrial

Cada maquinaria es un mundo, y por ello cada una tendrá sus propios mantenimientos. En un artículo de propósito general como este, solo podemos dar algunas claves generales, que son comunes a casi todas las máquinas, para que sirvan como guía de principios básicos.

Cada máquina necesita su mantenimiento específico. Esto lo tenemos que hacer siguiendo el manual de instrucciones y las recomendaciones del fabricante, que es quien mejor conoce nuestra máquina.

Todas las máquinas necesitan un mantenimiento, aunque en algunas será muy sencillo y en otras más complejo. Todo va a depender de la complejidad en sí de la máquina. Pues bien, para que ese mantenimiento sea eficaz y sea asumido por el personal, tenemos que facilitar el trabajo de los responsables de mantenimiento.

Para ello, lo primero que tenemos que hacer es crear una ficha de mantenimiento de maquinaria. En ella, se traducirá el manual de instrucciones a pautas claras de lo que hay que hacer (cambio de aceite, revisión o sustitución de determinada pieza, …) y cuándo hay que hacerlo (cada semana, mes o año, cada X horas, …). Sería, a modo de ejemplo, como el manual de mantenimiento de nuestro vehículo, el que viene junto al manual de instrucciones.

La ficha de mantenimiento de la maquinaria debe estar redactada de la forma más clara y concisa posible: no debe dejar ninguna duda sobre el alcance del hito de mantenimiento ni sobre su periodicidad. Se debe añadir un casillero de fechas y firmas de los responsables para dejar constancia de que el mantenimiento se ha realizado. Además, también es interesante añadir una casilla en la que se pueda escribir el coste de mantenimiento de la maquinaria industrial. Con eso sabemos cuánto nos está costando una máquina concreta (el coste de los activos está formado por el coste de adquisición, el cual se va amortizando, y el coste de mantenimiento y reparación de maquinaria y equipo).

Estas fichas de mantenimiento cubrirán todos los apartados que necesite la máquina en cuestión. Así, a modo de ejemplo, en el sector metalúrgico, donde se emplean máquinas plegadoras, cizallas o taladros, nos encontraremos con capítulos de mantenimientos eléctricos, mecánicos, hidráulicos o de dispositivos de seguridad.

Ventajas de realizar el mantenimiento de la maquinaria

Con el mantenimiento de la maquinaria, se consigue:

  • Alargar la vida útil de la maquinaria
  • Evitar paradas y pérdidas de producción
  • Seguridad para las personas y los bienes (mantenimiento de dispositivos de seguridad)

Actualmente existe una tendencia en la industria, que es confiar el mantenimiento de los equipos al propio fabricante o a sus servicios técnicos autorizados. En algunos contratos de renting (alquiler a largo plazo de bienes de equipo) se incluye también el mantenimiento periódico de la maquinaria. De esta forma se externaliza esta tarea, que se confía a especialistas.

 

El mantenimiento de maquinaria es una actividad prioritaria en la industria. Cada máquina tiene un manual de instrucciones y requiere unos cuidados concretos. Es necesario tener un plan específico para cada una de ellas. Gracias a las fichas de mantenimiento, se pueden sistematizar y organizar todas las actuaciones necesarias.

Valoración
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)