Aunque no hayamos caído en la cuenta, en la mayoría de los progresos de la vida moderna, nos encontramos frente a diferentes tipos de chapas metálicas.

Tipos de materiales de las chapas utilizadas en la industria

Se puede decir que tanto en automóviles, como en diferentes tipos de muebles, electrodomésticos y ordenadores, encontraremos estas láminas delgadas de metal de diferente tipo de espesor, dependiendo del uso que se le vaya a dar o el tipo de fabricación de la misma.

No todos los tipos de chapas están realizados de los mismos materiales, ni demuestran las mismas características.

En este artículo te enseñaremos los diferentes tipos de chapas que puedes conseguir por sus materiales y acabados, así como también sus características y los usos principales que se les da a cada uno.

La primera diferencia que podemos realizar entre los distintos tipos de chapas será precisamente la de los materiales con los que estas se produzcan, así que entre los materiales más utilizados en todo tipo de industrias, se encuentran los siguientes:

Hierro galvanizado

Es un material muy utilizado para todo tipo de chapas y como característica química principal se encuentra su recubrimiento de zinc, y que la chapa adquiere mediante un proceso de inmersión al 100 por ciento. Esto le otorga una mayor prevención contra la corrosión que la hace muy útil.

Acero inoxidable

Cuando nos referimos a acero inoxidable hablamos de una aleación de hierro y cromo, que tiene como característica principal una potente resistencia a la corrosión.

Las chapas de acero inoxidable representan una importante solución para diferentes sectores, entre los cuales se destacan la industria de la construcción y la de automóviles.

Pero si se trata de seguridad e higiene, este tipo de acero es el más utilizado por ser una eficaz solución a diferentes problemas.

Acero Corten

El acero corten es una aleación de acero con cromo, fósforo, cobre y níquel, los cuales le aportan a este tipo de acero la característica de ser mucho más resistente a la corrosión.

El mundo de la arquitectura tanto como los de la ingeniería y la decoración lo utilizan frecuentemente, debido a los cambios que este material realiza durante su proceso de oxidación.

Aluminio

Este ligero y plateado metal es muy utilizado para la fabricación de chapas, cuyas características principales serán la resistencia anticorrosiva y la mecánica.

Tipos de acabados de chapas

En cualquiera de los materiales anteriormente mencionados, podrás encontrar diferentes tipos de tratamientos y acabados de chapas, que son muy útiles dependiendo del trabajo que se vaya a realizar con estos.

Los tipos de acabados de chapas son los siguientes:

Chapa perforada

En cualquier tipo de aleación, la chapa perforada es aquella a la que el fabricante ha realizado agujeros en el metal, y donde el tamaño y la forma de los mismos pueden variar.

En la decoración, este tipo de chapas es muy utilizado. Pero también en otras industrias, como la de electricidad, la alimentaria y la ingeniería civil, entre otras, ofreciendo gran resistencia, transparencia y permeabilidad.

Chapas de mallas estiradas

Este tipo de chapas, con forma de mallas estiradas tiene muchas utilidades, y esto tiene que ver con sus características, que hacen que se pueda ver más allá del revestimiento, al mismo tiempo que permiten que circule el aire.

Chapas lisas y lijadas

Este tipo de terminación de chapa es uno de los más utilizados por su versatilidad, tanto para la construcción como para la industria. Lo verás en electrodomésticos, automóviles y tubos de distintos tipos, siendo ideales para revestimientos de todo tipo y suelos.

Estos son los diferentes tipos de chapas que se utilizan en la industria y que forman parte de nuestra vida cotidiana. Elegir el material y el acabado correcto dependerá del uso que le vayas a dar.