Los procesos de soldadura han ido avanzando durante las últimas décadas, siendo la soldadura de hilo tubular la más utilizada en la construcción y en la industria. Son muchas las ventajas de este tipo de soldadura como la velocidad, seguridad, estabilidad, y sobre todo, la reducción del coste de soldadura de aceros. En el sector industrial, este tipo de soldadura permite incrementar la velocidad y eficiencia de las soldaduras consiguiendo incrementar la productividad.

Qué es la soldadura de hilo tubular 

La soldadura FCAW (Flux Cored Arc Welding) o soldadura con hilo tubular es un proceso de soldadura de arco eléctrico que se basa en el uso de un arco establecido entre el alambre o hilo metálico de aportación continua y el baño de soldadura. Para la protección utiliza un gas protector tradicional o un fluido gaseoso (flux).

Durante este tipo de soldadura, el hilo tubular funciona como el material de relleno mientras que el flux protege el baño de soldadura fundido. A este tipo de soldadura también se le conoce como “escoria”, por el material sobrante que se produce durante el proceso de soldado.

El desarrollo de la soldadura de hilo tubular ha incluido y combinado características de tres procedimientos distintos de soldadura como la soldadura manual con electrodo revestido, la soldadura automática por arco sumergido y la soldadura en atmósfera de gases protectores.

Para qué sirve

La soldadura por hilo tubular aporta una serie de beneficios que la han convertido en el método de soldadura más utilizado en la actualidad. Es utilizada en la industria de procesos, maquinaria industrial, industria textil, pasta y papel y construcción civil, entre muchas otras aplicaciones.

Este proceso de soldadura se utiliza para soldar aceros al carbono, aceros inoxidables, aceros de fundiciones y aceros de baja aleación.

Qué se necesita y cómo se hace una soldadura de hilo tubular

El equipo de soldadura para FCAW consiste en un equipo de soldadura (los equipos de soldadura MIG/MAG pueden ser utilizados para este tipo de soldadura), pistola de soldadura con alambre autoprotegido e hilos tubulares. Estos hilos o alambres tubulares son electrodos huecos que tienen en su interior un fundente que varía del 15 al 25 % de peso, y que puede contener un gas protector.

Los gases protectores utilizados para realizar soldaduras con alambre tubular son el CO₂, distintas combinaciones de CO₂ y Argón (normalmente con 25 % de CO₂), y Argón al 2 % de Oxígeno.

Para soldar con hilo tubular se genera calor en un arco eléctrico continuo establecido entre el electrodo (en este caso el hilo tubular) y la pieza a soldar. La protección de este tipo de soldadura se obtiene del fundente que se encuentra dentro del alambre tubular, pudiendo o no, utilizar un gas protector adicional.

El proceso de soldadura FCAW es similar al soldeo MIG/MAG, pero utilizando un tipo de electrodo diferencia, como el ya comentado hilo tubular que incluye el flux o fundente.

 

La soldadura de hilo tubular es un método muy popular en la actualidad gracias a las múltiples ventajas que aporta, sobre todo en el aspecto de ahorro de costes, rapidez del proceso de soldado y acabado final.