El corte de metal ha sido una de las tareas centrales en cualquier actividad metalúrgica desde la antigüedad. Para cortar el metal se emplean cizallas, una herramienta que, con características propias, también se utiliza para el corte de tela, papel o madera. En este post, te explicaremos qué es una cizalla para metal, centrándonos principalmente en la cizalla punzonadora.

Qué es una cizalla

La cizalla es una herramienta que funciona de forma similar a una tijera. En nuestro caso puede tener una o dos cuchillas, pero el procedimiento de corte es muy similar: una hoja de acero muy afilado, y de mayor resistencia que el material que tiene que cortar, desciende sobre la pieza, presionando hasta quebrar su resistencia y partirla.

Las cizallas pueden ser manuales o mecánicas. Las cizallas manuales son de tipo “guillotina” y emplean la fuerza humana para cortar chapas de metal blando y de poco grosor. Las cizallas manuales se siguen empleando en pequeños talleres para cortar piezas de poco grosor.

En las cizallas hidráulicas para chapa, la fuerza de corte la aporta un motor que mueve la cuchilla que corta la pieza.

Cómo funcionan las cizallas punzonadoras

Dentro de las cizallas de metal, nos encontramos con una variante más moderna: la punzonadora. Se trata de una cizalladora en la que encontramos un punzón en lugar de una cuchilla. El punzón puede tener distintas formas, según el corte que queramos dar. El punzón es una pieza metálica rematada con un filo que, cuando se aplica una fuerza sobre él, es capaz de cortar el metal que se coloca debajo.

El punzonado de metal es un proceso de corte mecánico de chapas que se realiza en frío normalmente. El punzón ya estaba presente en las antiguas herrerías, solo que era una herramienta manual más, como el yunque, que servía para el conformado de piezas.

En la época moderna, el cizallado con punzón se hace de forma mecánica, sin empleo de la fuerza humana. En las cizallas punzonadoras tenemos una matriz que se coloca bajo el punzón y que tiene la forma del corte que queramos dar (en ángulo, en círculo, etc.). La pieza a cortar se interpone entre el punzón y la matriz; al ejercer fuerza sobre ella con el punzón, se termina provocando el corte según la forma de la matriz.

El filo del punzón ejerce fuerza sobre la chapa, que queda encajada entre el filo de este y la matriz. El material se debilita y termina partiendo gracias a la fuerza ejercida por el punzón. Una misma pieza puede llevar diferentes tipos de corte: por ejemplo, podemos abrir un agujero circular y dar un corte a una esquina para darle un determinado ángulo (pasarlo de ángulo recto a cuarenta y cinco grados, por ejemplo).

Pues bien, este tipo de cortes se realizan con cizallas punzonadoras, pero utilizando punzones diferentes.

Existen cuatro tipo de punzonadoras actualmente: manuales, para pequeños trabajos; mecánicas, donde el punzón se activa mediante un motor eléctrico; hidráulicas, en las que se combina el motor eléctrico y un complejo sistema de válvulas que controlan con mayor precisión el corte; y, finalmente, automáticas, donde el corte se hace con un proceso informatizado (CNC).

 

Saber distinguir qué es una cizalla para metal es importante si estás interesado en adentrarte en el sector metalúrgico. También te conviene conocer los diferentes tipos de punzonadoras que hemos visto en este artículo, ya que dependiendo del tamaño del taller y de los trabajos que tengas que realizar, te interesará más elegir un modelo u otro.