Podemos decir que la actividad metalúrgica abarca todos los procesos técnicos y económicos relacionados con el aprovechamiento de los metales, desde su extracción hasta su transformación para que tengan una utilidad concreta. Para ello hay una serie de trabajos en los que se emplean máquinas y herramientas, así como determinados procesos productivos que están sujetos a posibles riesgos de accidentes que hay que prevenir. Un ejemplo serían las medidas preventivas en soldadura, que es una de las actividades de metalurgia más peligrosas.

Riesgos y medidas preventivas en actividad metalúrgica

En este post dejamos de lado los riesgos existentes en la extracción y fundición de los metales y nos centraremos en la prevención de riesgos laborales del sector metal orientado a la transformación: el forjado, la soldadura y el mecanizado.

Forjado

En la forja se conforman los metales utilizando grandes temperaturas para ablandarlos y posteriormente darles forma aplicando presión mediante máquina plegadora de metal  o martillos. En los trabajos de forja hay tres etapas claramente diferenciadas: el calentamiento con hornos o sopletes, la deformación mediante equipos de prensado y el enfriamiento en agua.

Los riesgos principales en el forjado son:

  • Proyección de partículas metálicas.
  • Golpes y sobreesfuerzos.
  • Quemaduras.
  • Estrés térmico por radiación de calor.
  • Inhalación de polvo y gases producidos en los procesos de forja.

Las medidas preventivas que tenemos que adoptar en el forjado:

  • Cerrar o colocar pantallas en la zona de operación para que no salgan partículas, calor o polvo.
  • Utilizar equipos de protección individual adecuados: monos y trajes especiales de trabajo, pantallas faciales, gafas de protección y guantes. Todos estos EPI tienen que ser homologados y muy resistentes al calor y a los impactos.
  • Revisión de la maquinaria y de los sistemas de protección de estas.
  • Tener sistemas de ventilación y aspiración adecuados para evitar la inhalación de gases y reducir la temperatura.

Soldadura

Con la soldadura se unen dos piezas de metal, utilizando altas temperaturas y un material fundente que sirve como material de aporte. Cada equipo de soldadura tiene sus propias especificidades en cuanto a riesgos laborales.

Los riesgos en soldadura son:

  • Explosión de gas inflamable (en la soldadura con acetileno).
  • Incendio.
  • Quemaduras por exposición al calor o por proyección de partículas inflamadas.
  • Inhalación de humos.
  • Contactos eléctricos (en la soldadura eléctrica).

Medidas preventivas en soldadura:

  • Evitar la presencia de gases en el ambiente mediante una correcta ventilación, así como una revisión previa de posibles escapes.
  • Evitar la presencia de materiales combustibles en las inmediaciones de la soldadura.
  • Utilizar pantallas de soldadura, protección de los ojos, guantes y ropa adecuada para este trabajo.
  • Revisión de las conexiones eléctricas para evitar el contacto eléctrico, revisión del estado de los cables de los equipos.

Mecanizado

En la fase de mecanizado se emplean diferentes máquinas de corte, taladro o plegado hasta dar la forma requerida a la pieza metálica. En esta fase, la chapa o varilla metálica adquiere un aspecto diferente al que tenía inicialmente. Para ello se emplean máquinas (plegadoras, cizallas, tornos y taladros) que cortan, perforan, doblan o aplastan.

Los riesgos más frecuentes en esta fase son:

  • Atrapamientos con partes móviles de la maquinaria.
  • Golpes por elementos móviles de la máquina o con las piezas que se están conformando.
  • Quemaduras por el uso de calor para la conformación de piezas.
  • Cortes con los filos de las cuchillas, punzones o brocas.
  • Descargas eléctricas por contacto con cables o mecanismos.
  • Proyecciones de virutas o trozos de metalurgia.

Las medidas preventivas que debemos adoptar son:

  • Utilizar la maquinaria adecuadamente y solo por profesionales cualificados. No remover ninguno de los elementos de protección.
  • Utilizar guantes, monos de trabajo, gafas y protección facción para evitar quemaduras, cortes o proyecciones.
  • Revisar cableado eléctrico para prevenir electrocuciones.

 

El trabajo en metalurgia entraña riesgos que pueden ser graves para los trabajadores. Es necesario cumplir escrupulosamente todas las medidas preventivas en soldadura, así como en el forjado y mecanizado de metales.