Para poder explicar correctamente qué es una fresadora para qué sirve una fresadora, tenemos que situarnos en los sectores en los que se usa principalmente estas herramientas (talleres y fábricas metalúrgicas e industrias de la madera), para poder comprender la gran labor que desempeñan en ellas.

La fresadora, desde que se inventó en el siglo XIX, es una de las máquinas más versátiles y utilizadas. En esas industrias, la labor de mecanizado consiste en taladrar, perforar, cortar, desbastar o pulir una determinada pieza de metal o madera, pero también de otros materiales sintéticos.

Qué es una fresadora y para qué sirve

La definición de fresadora más simple sería la de máquina-herramienta que sirve para mecanizar piezas, entendiendo mecanizar como arrancar virutas (que sería el material sobrante), para darle una forma adecuada al propósito concreto de esa pieza. Esto también se conoce como desbastado, que consiste en aligerar una pieza extrayendo parte de él.

Pongamos un ejemplo para tenerlo más claro, y nos vamos a remitir al origen de las primeras fresadoras: a principios del siglo XIX, Ely Whitney inventó en Connecticut la primera fresadora para emplearla en la fabricación de fusiles. El fusil, al igual que ocurre con los cañones, necesita un proceso de desbastado del interior del cañón, y además con una forma en espiral concreta para facilitar la expulsión de la bala.

Este mecanizado se realiza mucho mejor mediante una fresadora, que arranca la viruta del cañón para hacer el hueco y con una forma de estría determinada.

La fresadora se compone de:

1) la fresa, que es la punta con forma helicoidal que corta, arranca el material y da forma a la pieza resultante (ese cañón estriado);

2) el eje portafresas, que transmite la velocidad y fuerza necesaria para que la fresa funcione;

3) la estructura de sujeción y soporte, compuesta por el brazo o puente que sujetan a los elementos anteriores y el banco en el que se colocan las piezas;

4) el motor de transmisión que pone en marcha el eje.

Tipos de fresadoras

Para que conozcas qué es una fresadora universal, te hablamos de estas y otros tipos de fresadoras mecánicas a continuación.

Las fresadoras se pueden clasificar por la orientación del eje de giro de corte en:

Fresadoras horizontales

Es una fresadora mecánica que se caracteriza por utilizar unas fresas cilíndricas que se montan sobre un eje horizontal.

Fresadoras verticales

En las fresadoras verticales o taladro fresadora de columna, las fresas van engarzadas en un eje suspendido verticalmente sobre la mesa de trabajo.

Fresadora universal

Tiene un eje horizontal sobre el que se colocan las fresas para poder hacer fresados en esa posición, pero también cuentan con un sistema que permite rotar el eje para colocar el eje en vertical sobre el banco de trabajo. La fresadora universal es muy versátil, motivo por el que la encontramos en muchos pequeños talleres metalúrgicos.

También tenemos otro tipo de fresadoras especiales, como las circulares, las copiadoras, las de pórtico o las de puente móvil

 

Tras la lectura de este post, ya tendrás más claro qué es una fresadora y para qué sirve, así como los distintos tipos de fresadoras que podemos encontrarnos. Estas herramientas son fundamentales en el sector metalúrgico, donde es necesario realizar tareas como el desbastado de forma rápida y eficaz.